Alivio del dolor

En la mayoría de los casos, el dolor puede eliminarse sin píldoras u otros medicamentos y con beneficios para el cuerpo. Y los medios para aliviar el dolor, siempre puedes estar contigo. Estamos hablando de acciones conscientes contra el dolor: medicamentos especiales que puede llevar con usted. Tales analgésicos no son un misterio para muchas prácticas. Podemos usar tales preparativos con la plena comprensión de lo que estamos haciendo y lo que sucede con el cuerpo.

¿Por qué necesitamos dolor?

El dolor puede ser agudo o crónico, somático, interno, neurálgico. El dolor tiene sus propios detalles, que surgen por razones similares, pero en diferentes partes del cuerpo. Incluso la clasificación del dolor es bastante complicada. La sensación de dolor surge de la irritación de las terminaciones nerviosas sensibles, una gran cantidad de las cuales se encuentran en la mayoría de las partes del cuerpo. El dolor es una reacción emocional a un efecto dañino. Para el cuerpo, la entrega de tal señal es un medio de autoconservación de los efectos destructivos sobre él, por lo tanto, es imposible ignorar el dolor, es una señal de que algo está mal en el cuerpo y nuestra mente debe decidir las acciones necesarias. La presencia del mecanismo del dolor es importante para cualquier ser vivo como medio de autoconservación. Pero el lugar del instinto en el hombre es la mente. La señal debe tomarse en serio e intentar averiguar la verdadera causa de su aparición y, si es necesario, consultar a un médico.

La necesidad de aliviar el dolor

Sin embargo, el dolor de la reacción defensiva, que desempeñó su papel informativo, puede convertirse en un factor patógeno cuando deshacerse de él se convierte en la tarea principal. El dolor interrumpe el funcionamiento normal del sistema nervioso que controla el cuerpo. Es imposible sin la necesidad de soportar el dolor porque los músculos en el área del dolor son comprimidos, lo que contrae los vasos sanguíneos, empeorando la circulación sanguínea local y bloqueando el tratamiento del daño que causó el dolor.

El debilitamiento o la eliminación completa del dolor es posible afectando los receptores del dolor y las vías nerviosas y ciertas estructuras del sistema nervioso central. Así son los analgésicos. Sin embargo, los productos farmacéuticos que alivian el dolor, bloquean el funcionamiento normal del sistema nervioso y, por regla general, tienen muchas contraindicaciones y efectos secundarios no deseados. Entonces, el anestésico no cura, sino que se convierte en un obstáculo para el trabajo de los sistemas del cuerpo para eliminar los problemas que surgen, lo que complica su autotratamiento y crea requisitos previos para nuevas patologías. Tomar analgésicos no detiene los procesos destructivos, sino que los hace incontrolables desde el lado de la conciencia. Por lo tanto, el uso de productos farmacéuticos que alivian el dolor, debe administrarse en casos excepcionales y bajo supervisión médica.

Qué hacer cuando se produce dolor

Cualquiera que sea el dolor causado, no puedes tratarlo tú mismo. Incluso un médico experimentado con muchos años de práctica no puede hacer con certeza un diagnóstico basado en signos externos. Y una persona sin educación médica es aún más incapaz. El número de medidas de primeros auxilios que se pueden administrar en caso de dolor es muy pequeño. Lo más que puede hacer antes de que llegue el médico es tomar un espasmolítico o analgésico.

Para la acidez estomacal, por ejemplo, tome antiácidos: medicamentos que reducen la acidez o agentes antisecretores que inhiben la producción de ácido. Sin embargo, la acidez estomacal no siempre está asociada con una alta acidez, por lo que tomar esos fondos puede no solo ser inútil, sino también empeorar la condición. Se debe tener especial cuidado con los medicamentos: la exposición a los medicamentos puede distorsionar los síntomas y crear dificultades en el diagnóstico. También es importante comprender que los analgésicos modernos son muy efectivos y pueden eliminar por completo el dolor de estómago durante bastante tiempo. Esto crea una falsa impresión de recuperación. Sin embargo, la enfermedad no desaparece en ninguna parte.